Por suerte, hay personas que piensan en ti y te invitan a conocer cosas interesantes y diferentes. Lo digo porque hace poco asistí a un workshop (taller práctico de toda la vida) sobre yoga facial.
El tema me llamó muchísimo la atención, todo lo que tenga que ver con cuidarnos y sentirnos bien me encanta, así que con papel, lápiz y muchas ganas en Madrid estuve.

En mi post de hoy quiero compartir contigo mis apuntes de este día mágico. Y cuando digo mágico, no exagero, porque fue una tarde en la que terminamos rejuvenecidas, cargadas de energía y felices.

Para empezar te contaré de qué se trata. Existen maneras de ejercitar correctamente la musculatura del rostro, logrando rejuvenecerlo, relajar y desintoxicar la piel. Pero cuando le unimos el trabajo de nuestra propia energía interior, es cuando logramos ese importante equilibrio y estado de bienestar total.

Es tan sencillo como entender que aplicarnos las mejores cremas para atenuar aquellas arruguitas o líneas de expresión del rostro, será útil si estamos y nos sentimos realmente bien. Proyectamos nuestro interior, la energía de nuestro cuerpo y esto es lo que tenemos que poner de la mano con el yoga facial.

Podría quedarme horas hablando de esto, soy una loca convencida del poder de nuestra energía, pero quiero enseñarte los ejercicios que practicamos en este taller diseñado por Facing-Facing. Un sistema de regeneración y rejuvenecimiento celular de tres pasos  (conexión, ejercitación y automasaje) que podemos practicar cada día en casa si queremos vernos y sentirnos bien. ¡Imposible no quererlo!

Antes de iniciar los ejercicios de yoga facial recibimos un kit con aceites y cristales especiales. Se trata de productos tratados con música, vibraciones energéticas y radiofrecuencia para que los resultados sean más rápidos y eficaces.

ejercicios yoga facial ejercicios yoga facialejercicios yoga facial

Conexión. Esta es la primera fase de los ejercicios, donde activamos la energía de nuestro cuerpo, conectamos con nosotros mismos, preparamos mente y piel.

1. Recogemos el pelo, retiramos maquillaje o cualquier impureza de nuestro rostro. Respiramos profundamente varias veces y relajamos.

ejercicios yoga facial ejercicios yoga facialejercicios yoga facialejercicios yoga facial ejercicios yoga facial

2. Aplicamos el aceite suavemente con movimientos circulares en todo el rostro evitando el contacto con los ojos y movemos la musculatura. ¿Qué aceite? Nosotros usamos su aceite de aguacate activado energéticamente, pero puedes usar un aceite esencial que te guste y según las necesidades de tu piel.

ejercicios yoga facial

Ejercitación. En la segunda fase de este sistema activamos la musculatura. Existen rutinas de yoga facial específicas para diferentes zonas del rostro y según las necesidades de cada persona. Sin embargo puedes practicar estos básicos tras relajarte y preparar tu piel.

1. Pones tus manos sobre la frente, presionas realizando movimientos de arriba hacia abajo con las cejas. Ayuda a disminuir líneas de expresión.

ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial

2. Pones tus manos al lado de los ojos, presionas abriendo y cerrando los ojos con fuerza varias veces.

ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial

Automasaje. Para terminar, masajearemos nuestro rostro con productos que ayudan a relajar y desintoxicar la piel, sellando así todo el proceso.

1. Con un masajeador de cuarzo realiza movimientos llevando la piel de abajo hacia arriba (arrastrando la piel suavemente desde el centro hacia fuera). Lo hacemos en ambos lados de la cara y en la frente, si queremos. Esto ayuda a eliminar arrugas, suavizar y desintoxicar la piel. También elimina grasa que podamos tener acumulada a la vez que tonifica la musculatura.

ejercicios yoga facial ejercicios yoga facialejercicios yoga facialejercicios yoga facialejercicios yoga facial ejercicios yoga facialejercicios yoga facialejercicios yoga facial ejercicios yoga facial

2.¡Definitivamente el broche de oro! Terminar con este objeto desconocido fue todo un descubrimiento. ¡Realizar un masaje con una pinda de amatista y querer dormir plácidamente! Se trata de una bolsita con chips de este cristal cargado de energía con la que realizaremos movimientos circulares por todo el contorno facial. Importante, este masaje lo haremos despacio y en sentido contrario a las manecillas del reloj.

ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial ejercicios yoga facial

Además de drenar, tonificar y estimular la circulación, la pinda potencia ese estado de relajación y bienestar que soñamos sentir cada día.

La piel se ilumina, relajamos nuestra expresión facial, tonificamos, fortalecemos musculatura, atenuamos arrugas, en fin, yo estoy muy animada y continuaré con mis ejercicios. Este sistema de yoga facial nos habló también de sus beneficios para complementar y potenciar cualquier tratamiento de cosmetología o rutina facial, así como para acompañar procesos de pre y post cirugía plástica.

Como ves, es cuestión de dedicarte unos minutos, por ejemplo, antes de acostarte y luego de limpiar tu piel. Puedes poner música de fondo que te relaje y una vela con olor a canela, vainilla o lo que prefieras. Esto ya es de mi cosecha, va en gustos y en el tiempo que puedas dedicarte.

Espero te haya gustado mi pequeño resumen del workshop de yoga facial con Facing-Facing  y sientas la importancia de contactar con tu propio interior para proyectar tu mejor imagen personal. ¡Belleza por dentro y por fuera!

D.

ejercicios yoga facial