¡Señores! También pienso en ustedes y más aún cuando se trata de una prenda tan importante en el armario masculino. Hay quienes dicen que la corbata es un accesorio en peligro de extinción, pero yo rezo para que el futuro nos siga alegrando la vista con ese punto de color y elegancia, que si es acertado, hará que les recordemos siempre.

Esto no quiere decir que no se pueda ser igualmente elegante y con gusto sin llevarla, pero hoy quiero dedicar este post a quienes adornan su cuello con este maravilloso trozo de tela.

Fue en Soloio, firma en la que trabajé varios años en Madrid, donde nació mi amor por las corbatas. Visitar su tienda de Valencia en la Calle Colón es sentirme como en casa. Coincidimos en que cuidar todos los detalles a la hora de elegir tu corbata es muy importante, pues es generalmente lo primero en llamar la atención de tu outfit (look, vestimenta o como prefieras) completo. Así que si quieres una corbata o eres una lectora y quieres ayudarlo, les diré qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir la corbata perfecta.

tu corbata perfectatu corbata perfecta

¿Para qué momento es la corbata? Está claro que la elección irá en función de la ocasión. No es lo mismo si la buscas para trabajar, para una cena o evento especial, para una boda como invitado o si eres el novio. Esto será lo primero. ¡Ups! Muy importante y casi me lo salto: sabrás ya el tipo de traje y camisa que se usará antes de comprar la corbata, así harás que esté todo en concordancia.

El color, el diseño, la textura, lo que te favorece y el mensaje que quieres transmitir son los siguientes puntos para la elección de tu corbata. ¡No te asustes! Seguramente estarás pensando ¡¡¡cuántas cosassss!!! Tranquilidad, ya verás qué fácil es…

El color de tu corbata debe contrastar principalmente con la camisa que vayas a usar. Si es blanca lisa, lo tienes fácil, es el comodín. Si es de otro color o con algún tipo de dibujo, raya o cuadro, busca que la corbata sea más oscura que la camisa, que destaque y mantenga concordancia en tonalidades.

tu corbata perfectatu corbata perfecta tu corbata perfecta

De igual forma el color de tu corbata puede aportarle luz a tu tono de piel. Si eres una persona de piel muy blanca, los colores fríos como el verde botella, el burdeos o azul marino te favorecerán. Pero si tu piel es morena o tostada, colores cálidos como el caldero, teja o verdes con más contenido de amarillo, serán los tuyos. ¡Elige el mejor para ti!

tu corbata perfecta tu corbata perfecta

Hablamos del color de la corbata según traje y camisa, según tu tipo de piel, pero también es importante saber que los colores transmiten mensajes. No siempre buscarás un mensaje de forma consciente, pero puede ayudarte saber que los azules simbolizan tranquilidad, confianza, o que los amarillos que transmiten optimismo, mente abierta, logran este efecto en vendedores o gente que se dedica a ayudar a los demás. El rojo intenso lo verás en looks de grandes personalidades y políticos que buscan transmitir poder, ambición y fuerza. El negro transmite un punto sofisticado para eventos de noche o una cena de lujo, pero si lo usas para otro momento, ten cuidado, puede parecer muy formal o arrogante. Cada color emite un mensaje. ¿Cuál es el tuyo?

tu corbata perfectatu corbata perfectatu corbata perfectatu corbata perfecta

Hablemos de diseño. Si llevas una camisa a rayas puedes apostar por una corbata lisa (lo más sencillo) o por una de rayas, pero más gruesas que las de la camisa. Lo importante es no mezclar el mismo tipo de dibujo en camisa y corbata. Lo mismo para las camisas de cuadros o cualquier clase de diseño. Puedes encontrar miles de dibujos en las corbatas estampadas o bordadas. Tu estilo y lo que quieras transmitir marcan de nuevo la elección. En el caso de las corbatas de lunares, cuanto más pequeños sean, más clásico y formal lucirás. Por el contrario, las de lunares grandes harán que tu corbata sea más atrevida.

tu corbata perfectatu corbata perfectatu corbata perfecta

En cuanto al ancho de la corbata, la pala puede variar según el ancho de la solapa del traje (debe coincidir), según las tendencias o las distintas firmas y marcas. En los últimos años se impone usar la corbata no excesivamente ancha. Tu elección dependerá de la ocasión, de tu contextura física y una vez más, de lo que quieras transmitir. Las corbatas muy delgadas (4 cm. aprox.) aportan modernidad y sofisticación, favorecen más a las personas delgadas. En cuanto a las muy anchas, se tienen por clásicas y como te dije cada vez se usan menos. Una medida estándar (7-8 cm.) es la que también encontrarás en Soloio y te ayudará a lucir más proporcionado y estilizado. MÁS que importante: ¡el largo! La corbata debe llegar a la altura de la hebilla del cinturón, nunca quedarse corta ni sobrepasarla.

tu corbata perfectatu corbata perfecta

Texturas. ¡Otro mundo! Pero para resumirte, te diré que una buena corbata estará hecha de seda (estampada o bordada), prenda útil para todas las ocasiones y épocas del año. Puede ser también de lana o mezclada con otros hilos , específicamente para otoño/invierno. Soloio nos ofrece esta temporada, como tendencia, una amplia gama de colorido y combinaciones de corbatas de lana y lana-seda, para eventos vespertinos o más informales, aportando al look ese detalle de sofisticación.

tu corbata perfectatu corbata perfectatu corbata perfectatu corbata perfectatu corbata perfecta

Espero que estos tips te hayan sido de gran utilidad. Mientras estoy buscando las palabras para despedirme, pienso en los nudos de corbata. Esto podría ser tema de otro post, para no extenderme demasiado. Pero decirte que según el tipo de camisa que lleves, será también el tipo de nudo. Por ejemplo, para camisas de cuello más cerrado (inglés) harás un nudo sencillo y ceñido, mientras que para camisas de cuello abierto (las italianas) les vendrá mejor un nudo doble con el Windsor o doble Windsor.

Ahora si digo ¡hasta pronto!  Ya sabes además de cómo elegir la corbata perfecta, dónde puedes encontrar propuestas según tu estilo, desde las lisas más sobrias hasta los diseños más arriesgados y potentes. Cualquier duda, ¡aquí me tienes!

D.